viernes, 25 de enero de 2013

Rafael Alencar, Sebastian Young, Jack King, Colby Jansen, Jimmy Johnson y Charlie Harding se follan a Johnny Rapid en la serie Prison Shower de MEN


Con sus apenas 20 años de edad, es una de las super estrellas porno gay de la web MEN. No es excesivamente atractivo aunque tiene su encanto, sobre todo cuando se deja esa barbita recortada que le da un aire de cabroncete tan bueno. No es alto ni fuerte ni tiene unos abdominales ni un cuerpo de gimnasio, todo lo contrario, es bajito, delgadito y muy normal de cuerpo. Entonces, ¿por qué nos gusta tanto Johnny Rapid?

Pues nos gusta tanto precisamente por eso, además de por ese cuerpo, esos ojazos y su pelo, que mola cuando se lo deja de punta, porque es un cabronazo integral, porque al ser más pequeño que el resto de sus compañeros, es una gozada verle agarrar y comer pollas, ver cómo los rabos le taladran ese precioso y estrecho culito y su cara de placer.






Johnny Rapid en la cama (o donde sea) es la putita de todos, ya sean dos, tres, cuatro o cinco tios los que le acompañen en la escena, él es el que mama más pollas, al que todos degustan y se follan con sus pedazo rabos, el que recibe las dobles penetraciones, el que come más rabo mientras se lo follan, al que embisten y el que recibe toda la leche.

La serie de escenas Prison Shower exclusiva de MEN tiene como protagonista indiscutible a Johnny Rapid. Todas tienen en común, además de a Johnny, que se desarrollan en las duchas de una prisión (a ver ya me entendéis, es un decorado, jaja, pero es una prisión) y que el pequeñajo aquí se folla los rabos más grandes y a los tios más grandes de la productora convertidos en policías de seguridad para más morbo.







En la primera de las escenas de la serie, Johnny Rapid y Rafael Alencar son dos prisioneros que son conducidos a las duchas. La polla ya se pone dura al verlos en duchas separadas, con el pedazo de rabo gigante de Rafael Alencar colgándole y moviéndose, enorme, y saber que dentro de muy poco crecerá más y más.

Ya en las duchas Rafael coge a Johnny y se lo mete en la suya, convirtiéndolo en su puta particular. Le da la vuelta poniéndolo mirando hacia la pared, se coge su enorme pija y se la frota contra el culo un rato para después agacharlo a la fuerza y obligarlo a comerse ese rabo gigante. Es una puta locura esta parte de la escena, con un chavalote al que casi no le cabe esa polla en la boca de lo grande que es, pero el gusto que da y cómo se maneja el cabrón de bien, mientras Rafael no para de arremeter y follarle la boca y pasearle cada centímetro por la lengua.

Así son los siguiente minutos, en los que hace con él lo que quiere, lo tumba en el suelo al lado de la ducha, le abre la boca para que quepa mejor el rabo, se la mete a la fuerza, le da golpes en los mofletes y el cabronazo parece que se resiste pero se la traga como puede.







Cuando ya se ha divertido bastante con la cara, ahora es el turno de trabajarle el culito para que entre entera. Lo coge y lo mete de nuevo dentro de la ducha, lo pone a cuatro patas con el culo en pompa hacia afuera y se sienta en su espalda, ahí con toda la polla enorme encima bamboleándose de un lado para otro que Johnny debe volverse loquito de saber que en breve estará dentro de su culo, mientras con los dedos le abre, le mete y se lo va trabajando ayudándose además con una porra de policía.

En esa posición, se pone de lado y comienza a follárselo poco a poco, ya no sólo con su polla, sino haciéndole una doble follada con la porra también. Una de las partes que más molan es cuando le pone de pie contra la pared, viendo cómo Rafael se queda quieto en vista lateral, marcando esos musculos en tensión por el gustazo, y es Johnny el que echa el culo hacia adelante y hacia atrás para ir metiéndose el rabo bien dentro, un rabo que parece inacabable, porque Johnny hace un buen recorrido para meterse y sacarse cada centímetro y aquello no se sale del culo.






Después es Rafael el que toma la iniciativa y le pega unos buenos empujones a Johnny, sacando y metiendo por completo la polla en el culo por completo con una facilidad impresionante. Y cambio de postura donde Rafael Alencar hace alarde de su fuerza y pone a trabajar musculitos, él de pie y rodillas flexionadas, apoya contra la pared la espalda de Johnny y se lo sube en volandas clavándole el pollón sin parar. Después misma postura pero con Johnny mirando hacia la pared, todavía en volandas. Ya es suficiente, Rafael lo agacha y se la menea delante de la cara del pequeño campeón, echándole buenos chorros de lefa en el pecho y la cara.

En la segunda parte de la serie se multiplica la diversión, ahora con el cabronazo y tio bueno de Sebastian Young y un Jack King que tiene muchos polvazos, cada uno le saca a Johnny entre 20 y 30 centímetros de altura. Los dos hacen el papel de policías, que dejan a Johnny en las duchas. Allí el chavalito se pone manos a la obra cascándose un pajote, pero Jack le descubre y llama a su compañero, así que le sacan y le llevan a un lugar apartado del baño, donde Johnny se come dos pollas de lujo, bien largas y con unos huevazos increíbles.










La imagen de Johnny entre esos dos chulazos, Sebastian Young con su metro noventa y fuerte, es para hacerles un monumento (o un homenaje). En un pequeño espacio entre las duchas, mientras Johnny se come la polla de Jack King, Sebastian se la mete hasta el fondo. Sebastian Young me parece uno de los tios más atractivos del porno gay y la mete de lujo, además con ese culazo que tiene y que me pone loco. El realizador nos ofrece uno de esos planos que te la ponen a punto de nieve, polla mamada, arremetida de polla, cuerpazos disfrutando bien cerquita, buenas pelotas moviéndose al ritmo de cada mamada y cada pollazo. Cambian de postura y ahora es Jack el que se lo folla mientras Johnny disfruta del rabo de Sebastian.







Momentazo de la escena, Sebastian Young se tumba en el banco del baño y Johnny hace lo mismo insertándose la polla y descansando su espalda sobre el torso musculado de Sebastian. De repente llega Jack y también se la mete. Una doble penetración bestial con un plano bien cerquita durante varios minutos en la que se puede ver cómo las dos pollas empujan y además los dos polis, que tienen unos buenos huevazos, no tiene precio ver cómo el que está de pie, Jack, mientrs la mete, sus huevos rozan los de Sebastian.

Para terminar la diversión, Sebastian Young ofrece su espalda de apoyo para Johnny, que se tumba encima mientras Jack se lo folla sin compasión hasta hacerle correr de gusto. Johnny se arrodilla mientras espera la descarga de leche de sus dos amiguetes polis, que se la están meneando hasta correrse en su pecho.

Para Prison Shower 3 debieron pensar que donde caben dos, caben tres. Y ni cortos ni perezosos, al lío que se pusieron para conseguirlo. El principio de la escena engaña un poco, ya que nos regalan a otros tres actores de la productora duchándose y hablando de sus cosas. Está bastante bien para los que nos mola esto de las duchas y para poder ver a varios tios en pelotas, pero pronto desaparecen, ya que son la excusa para que lleguen los tres nuevos policías de seguridad, ya que no dejan que Johnny se duche, con las tres duchas ocupadas.








Primero llega uno de los polis, Charlie Harding, que es el que consigue que los otros despejen la zona. Se queda mirando cómo Johnny se ducha mientras se toca el paquete y se la empieza a poner dura bajo los pantalones. Cuando Johnny se da cuenta, Charlie aprovecha para abrirle el culito enjabonado y meterle un dedo y después la porra. Jimmy Johnson y Colby Jansen no tardan en llegar, se sacab los rabos y Johnny experimenta lo que es comerse tres buenas pollas a su alrededor.

Aquí ya Johnny está super ocupado, mamando un rabo mientras las manitas las tiene bien ocupadas meneando los otros dos, incluso llega a meterse dos pollas a la vez en la boca. La mamada sigue durante varios minutos, la luz se va y los polis hacen uso de la linterna enfocando hacia la cara de Johnny que está a reventar de pollas. Cuando la luz regresa, Johnny se las va mamando por turnos con los tres colocados en una fila.







Cuando ya tienen bastante y no aguantan más, se quitan la ropa y entre todos van ayudándose y turnándose para hacer de Johnny su putita. Colby agarra a Johnny en volandas por la espalda sobre el suelo, mientras que el otro apoyo no es otro que la polla de Charlie, que no deja de arremeter contra el culazo del chavalote.

Después es Jimmy el que coge en volandas por el torso a Johnny mientras Colby se la clava por detrás, donde también está Charlie agarrando los pies para que la folada sea mejor y abra bien el culito. Jimmy escoge follárselo más a lo bestia, le pone de espaldas contra el suelo, le levanta un poco el culo y de pie y forzando un poco la polla en vertical, se la mete bien dentro y le embiste mientras sus dos compañeros no paran de meneársela a cada lado.







Los tres siguen jugando con su putita particular, Charlie se ha quedado con ganas y se lo folla a cuatro patas mientras Johnny se la come a Jimmy y Colby por detrás también le mete la porra. Así hasta que están todos bien calentitos, Johnny una vez más se queda sentado en el suelo con esos tres buenos rabos meneándose encima de él hasta que empiezan a escupir leche y le dejan bien bañadito.

Ale, Johnny, otra vez a la ducha, y la próxima vez que sean cuatro, que tú puedes con eso y más, cabronazo.



1 comentario:

  1. Quiero que al menos me folle una vez en la vida Rafael Alencar... jejejje

    P.D.: Que darías por un vídeo de Tim y Michael Brandon, Brandon haciendo de pasivo jejejeje

    ResponderEliminar

Qué te parece, deja tu comentario